martes, 23 de septiembre de 2008

Inequidad en Iberoamérica


La Organización de Estados Iberoamericanos acaba de publicar un primer documento para el debate bajo el título “METAS EDUCATIVAS 2021, la Educación que queremos para la generación de los bicentenarios”

Comienza con una frase de G García Marquez:
“Ante esta realidad sobrecogedora que a través de todo el tiempo humano debió de parecer una utopía, los inventores de fábulas que todo lo creemos nos sentimos con el derecho de creer que todavía no es demasiado tarde para emprender la creación de la utopía contraria. Una nueva y arrasadora utopía de la vida, donde nadie pueda decidir por otros hasta la forma de morir, donde de veras sea cierto el amor y sea posible la felicidad, y donde las estirpes condenadas a cien años de soledad tengan por fin y para siempre una segunda oportunidad sobre la tierra”.
Gabriel García Márquez. La soledad de América Latina.
Discurso ante la Academia por la concesión del Premio Nobel.

El documento es muy interesante, y comenzaré con el comentario de algunos de sus aristas. Para ayudar a su comprensión espero poder aclarar algunos términos usados en el párrafo,

Decil. Es un concepto estadístico, si por ejemplo analizamos una población de empleados, considerando como variable a su sueldo, podemos ordenarlos por ejemplo de mayor a menor, y dividirlos en 10 grupos, el primero de ellos, el 10% que más gana, constituye el primer decil, el segundo grupo será el 10% siguiente se llama “segundo decil”, y así sucesivamente hasta llegar al último grupo, el 10% que menos gana, es el décimo decil.

Índice de Gini. Se trata de un número que va de 0 a 1, que indica el grado de equidad con que se reparte los bienes económicos, siendo 0 correspondiente a una igualdad perfecta y 1 cuando todos los ingresos se concentran en una persona.

Los párrafos siguientes son copiados textualmente del informe, y marcan un fuerte contexto donde se desenvuelve la educación en nuestros países. Esto determina a su vez una escuela reproductora de las diferencias sociales.

Profundas desigualdades
Junto con la pobreza, la desigualdad es otra característica que desgraciadamente define a la inmensa mayoría de los países de la región. Un dato expresivo de esta situación es que el índice de Gini de todos los países es superior al 0,43. En términos de la distribución del ingreso, la región es la más desigual del mundo.


Como señala el Informe sobre Cohesión Social (CEPAL-SEGIB, 2007), un rasgo distintivo de la desigualdad se manifiesta en las diferencias enormes entre los ingresos del decil más rico de la población en comparación con el siguiente.


Mientras que en los países europeos el ingreso del 10% de la cúpula supera en no más de 20% ó 30% el ingreso del decil siguiente, en América Latina esa distancia es superior al 100% y, en algunos países, al 200%.


Una situación similar se encuentra en los ingresos laborales. En buen número de países, el 10% de las personas con mayores ingresos percibe entre el 35% y el 45% de las rentas de trabajo. En cambio, el 20% de los trabajadores con menores ingresos capta sólo entre el 2,5% y el 5% de los ingresos laborales.


La pobreza y la desigualdad son los mecanismos principales que contribuyen a perpetuar la reproducción social y la limitación de la movilidad: bajos ingresos, condiciones desfavorables en el hogar, problemas de alimentación y de salud, dificultades para mantener a los hijos en la escuela, bajo rendimiento escolar de los hijos, abandono temprano o escasa preparación, acceso a trabajos poco cualificados o con niveles de salarios inferiores y formación de una nueva familia que repite el esquema básico anterior
.

Esto nos plantea ¿Qué debemos hacer? ¿Resignarnos o actuar para modificar la realidad?

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+