domingo, 26 de abril de 2009

¿Quiénes no quieren la Equidad Educativa?

La Equidad es un componente de la Calidad Educativa, obviamente nadie puede decir que está en contra de la Equidad, pero existen formas sutiles de afirmarlo, a título de ejemplo tomo el artículo publicado en http://www.cincodias.com/articulo/Sentidos/Elegir-colegio-hijos-prioridad-padres/ y haré algunos comentarios:

Afirma “Las familias quieren tener elección sobre el centro y apuestan por el modelo del cheque escolar” basándose en una supuesta encuesta de la cual no tenemos referencia de su autor ni su metodología, por lo que esa afirmación se convierte en dudosa.

Por otra parte, dice “El cheque escolar hace tiempo que se evaporó de la agenda política española. Partidos, asociaciones de enseñanza y medios de comunicación le han dado la espalda” sin advertir que la experiencia indica que su uso ha sido un fracaso, en donde se aplicó provocó una fragmentación del sistema, sin aumento de la Calidad Educativa, por ello desapareció de la agenda.

Expresa que “Sólo se necesita un buen maestro y un alumno con ganas de esforzarse y aprender” ignorando que el esfuerzo del alumno no es el mismo para todos ¿Debe esforzarse de la misma manera un alumno que proviene de sectores vulnerables, que los demás? Atendiendo a esta situación, es necesario dar más a las escuelas que más necesidades tienen.

Parece peligroso afirmar “Aunque cada vez parece más evidente la influencia de la carga genética en el rendimiento escolar” ¿Racismo?

En lo que SI estamos de acuerdo es en “Las claves de formación”. Sintetizando, el artículo expresa la opinión de los que han naturalizado a la escuela como reproductora de un orden social.

Elegir el colegio de los hijos, prioridad para los padres
Las familias quieren tener elección sobre el centro y apuestan por el modelo del cheque escolar.
Marta Matute - Madrid - 24/04/2009
El cheque escolar hace tiempo que se evaporó de la agenda política española. Partidos, asociaciones de enseñanza y medios de comunicación le han dado la espalda. Pero no ocurre lo mismo con los padres. Cada vez es mayor el número de familias que opina que el Estado debería dar a cada estudiante una cantidad de dinero para pagar la escuela y elegir centro educativo, público o privado. Ésta es una de las principales conclusiones de la encuesta Los padres ante la educación general de sus hijos en España, capitaneada por el sociólogo Víctor Pérez-Díaz y financiada por la Fundación de las Cajas de Ahorros, que ayer se presentó en Madrid. El encuentro, en el que también participó la pedagoga sueca, Inger Enkvist, una autoridad en sistemas académicos comparados, puso de relieve que el éxito educativo de un país no depende de leyes, reformas, programas de integración y presupuestos. Sólo se necesita un buen maestro y un alumno con ganas de esforzarse y aprender. Aunque cada vez parece más evidente la influencia de la carga genética en el rendimiento escolar.

Durante la presentación, Víctor Pérez-Díaz se mostró partidario del cheque escolar, las pruebas de nivel y la escuela diferenciada para las familias que crean en ella, y fue muy crítico con la clase política, a la que acusó de no estar a la altura de las circunstancias. 'No nos están preparando para alcanzar los sueños de convergencia', dijo. Sin embargo, se mostró extremadamente benévolo con los padres: 'Son blandos, pero tienen buena voluntad. Apelo a su sentido de la responsabilidad para que tiendan puentes con la escuela y sean los protagonistas del cambio académico', apostilló. Inger Enkvist, por su parte, defendió entusiasta la existencia de proyectos educativos diversos, 'porque hay muchas maneras de alcanzar la excelencia', dijo, y mostró su extrañeza por el empeño de las autoridades europeas en eliminar las notas. 'Los adultos queremos constantemente que nuestro trabajo sea recompensado y pensamos que los chavales no necesitan un estímulo similar. Se equivocan quienes afirman que las notas no son importantes', concluyó.

La encuesta revela que el margen de maniobra de los padres para elegir colegio es 'muy estrecho'. Las preferencias se reparten casi por igual entre los centros públicos y concertados, sin embargo, la distribución resulta desigual a favor de los públicos. Los autores del trabajo recuerdan que teóricamente no debería haber diferencias entre unos y otros, pues ambos son, en teoría, gratuitos, pero la realidad es otra, las subvenciones públicas no cubren los costes reales de los concertados, lo que obliga a éstos a cubrir los gastos de su enseñanza con cuotas, que disuaden a las familias con pocos ingresos.

Por eso, más de la mitad de los padres se muestra partidario del cheque escolar. En 1998, sólo elegían esta opción el 47% de las familias; en 2003 el porcentaje era ya del 53,5% y en estos momentos roza el 70%. Con matices desde luego, pues muchos padres renunciarían a este beneficio si ello implicase el cierre de instituciones.
En contra de lo que opinan mayoritariamente los profesores, la encuesta revela el deseo de los padres de 'implicarse en la educación de sus hijos', aunque esta preocupación sea en palabras de Víctor Pérez-Díaz 'blanda': 'No hay deseo de conocimiento en la familia, no hay tradición por la obra bien hecha, no hay necesidad de conocer el mundo con minuciosidad', puntualizó ayer. Las familias califican con un 3 (de 1 a 5) la calidad de la escuela española, pero se sienten particularmente satisfechos con la educación de hijos: los hábitos de esfuerzo (3,9 sobre 5), la urbanidad (4,1), el sentido de la responsabilidad (4,1) y los resultados académicos (4,1).

El ejemplo asiático
La pedagoga sueca Inger Enkvist, autora del libro La educación en peligro, desgranó ayer los resultados de un estudio que desde hace dos décadas viene realizándose en California y en el que han participado a lo largo de los años un total de 20.000 estudiantes de educación secundaria. La principal conclusión de este trabajo de campo desmonta muchos de los tópicos que suelen rodear la educación: el éxito escolar no depende del nivel económico y educativo de la familia, sólo se alcanza cuando el alumno muestra un interés decidido y constante por aprender.

En la high school hay hispanos, afroamericanos, anglos y asiáticos. Y son éstos últimos, los chinos, coreanos, vietnamitas y japoneses los que obtienen las mejores calificaciones escolares. '¿Por qué? Porque estudian, estudian y estudian', respondió ayer Enkvist.

Los hispanos y los afroamericanos suelen cambiar constantemente de colegio y cuando se les pregunta por el éxito en la vida recuerdan que hay multitud de cantantes y estrellas de cine que no han estudiado y ganan un montón de dinero.

Los anglos son estudiantes más preocupados por el consumo y la vida social que por el conocimiento. Son jóvenes que suelen trabajar 20 horas semanas para pagarse unos pantalones, un viaje o un coche, viven intensamente los fines de semana y suelen ir a clase una media de tres horas diarias. Su mayor preocupación es ser populares entre sus compañeros.

Claves de la formación
Implicar a la familia. Es conveniente mostrar interés por las tareas y las actividades que desarrollan los hijos. Demostrarles que su aprendizaje es importante para toda la familia.
Temas de actualidad. Hay que hablar con ellos habitualmente de asuntos intelectuales y de actualidad.
Recrear la clase en casa. Animar a los chicos a que cuenten, delante de sus hermanos, sus experiencias colegiales diarias. Reflexionarán sobre su quehacer académico, aprenderán a expresarse y a resumir.
Limitar la TV. Cuanto menos horas de televisión se ven mejores resultados educativos se obtienen. La calidad de la información escrita es superior a la de la información visual. Con las palabras se realiza un proceso activo de creación de imágenes (mentales) que favorece la madurez intelectual.
Leer con ellos. Mejor si es el que lo hace es el cabeza de familia. Se ha extendido la idea en las sociedades europeas de que estudiar es cosa de chicas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+