miércoles, 26 de agosto de 2009

Ante la crisis, mayor inversión en educación y formación

En la presente colaboración, su autor, secretario general de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras y miembro del Comité Ejecutivo Mundial de Educación de la Internacional de la Educación, aboga, ante la crisis económica y social que nos afecta, por una mayor inversión en educación y formación, desde el convencimiento de que la educación es el mejor y más rentable instrumento de transformación, progreso y cohesión social

La economía mundial se encuentra sumida en una crisis global sin precedentes que afecta a todo el sistema financiero y a las economías, que repercute en el mercado de créditos pero, especialmente, en el empleo, y que tiene un dramático coste social que incide especialmente en las capas sociales más desfavorecidas.


Es el fracaso rotundo de las políticas liberales, privatizadoras y de desregulación del mercado laboral. El gran fiasco de un modelo desequilibrado en el que han primado los mercados financieros sin regular sobre las propias instituciones económicas y sociales.

Es una situación que se ha sostenido en detrimento de las necesidades de financiación de la economía real y que ha perjudicado la inversión pública, también en educación y en formación.


Son y han sido políticas erróneas en las que no se ha de incidir más. Este desaguisado, lamentablemente, está causando muchas víctimas inocentes a las que sumarán otras muchas más si no actuamos ya.


Ante esta gran recesión socioeconómica no es de recibo ralentizar -cuando no congelar- la inversión en la enseñanza. Al igual que el trabajo la educación es un derecho humano, es un bien público, no una mercancía. Ésta es una inversión vital para el futuro de las sociedades o, parafraseando lo dicho recientemente por el presidente Obama, el futuro ya pertenece a las naciones que mejor forman a sus ciudadanos y ciudadanas.


Es seguro que estamos en el fin de una era y se abre la necesidad de crear un nuevo orden económico mundial basado en otros principios éticos. La educación y la formación se erigen especialmente en estos tiempos oscuros como catalizadores tanto del bienestar individual como del desarrollo de la propia comunidad a la que se destinan. Este es el momento de defender el empleo educativo e incluso de aumentarlo.

En los centros educativos hay que contar con suficientes docentes, bien formados e incentivados, porque es el momento de invertir más en las personas, en las siguientes generaciones, para que éstas reciban una educación y una formación pública, de calidad.


Calidad educativa para todos

Ante la visión mercantilista debe prevalecer la calidad educativa para todos. No es la hora de los recortes es hora de que los estamentos públicos financien seriamente unos servicios públicos educativos de alta calidad, sin discriminaciones, porque éstas son inversiones particularmente necesarias para un auténtico progreso social así como para superar la crisis actual.


A esta tarea estamos llamados los sindicatos de enseñanza como partícipes activos. Vamos a tomar la iniciativa porque somos agentes clave con los que hay que contar y negociar sobre el desarrollo y la ejecución de una necesaria nueva política educativa global.


CCOO, desde su gran responsabilidad social, se suma al plan de acción elaborado por la Internacional de la Educación (IE) para la educación y la economía. Una iniciativa que aboga por la movilización por una mayor financiación pública de la educación, así como por el apoyo político a la inversión educativa y formativa como factor fundamental en la recuperación económica.


Esta grave recesión requiere en cada país de acción inmediata, de soluciones negociadas entre todos los agentes sociales, incluidos los integrantes de la comunidad educativa, para dar una respuesta conjunta, coordinada y eficiente. Por eso el movimiento sindical internacional ha instado a los líderes del G20, que el 2 de abril se reunieron en Londres, a que trabajen conjuntamente con otros gobiernos e instituciones internacionales para desarrollar una estrategia común que aborde la crisis y establezca una economía mundial más justa y sostenible para las generaciones venideras. Una nueva estrategia de futuro que deberá contar con los todos los representantes sociales –incluidas las organizaciones sindicales- porque sino está abocada al fracaso.


Porque estamos convencidos de la educación es el mejor y más rentable instrumento de transformación, progreso y cohesión social, tenemos que pasar a la acción para que se invierta más en el futuro de los pueblos, en su desarrollo social y económico más equilibrado, justo y sostenible.



José Campos Trujillo
Secretario general de la FE CC OO y miembro del Comité Ejecutivo Mundial de Educación de la Internacional de la Educación (IE)

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

http://comunidad-escolar.cnice.mec.es/849/tribuna2.html

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+