martes, 14 de septiembre de 2010

Crítica a la Educación Neoliberal

Adriana Puiggrós: Educación neoliberal y alternativas

Creado en 17/05/2004 - 18:25 (A. Puiggrós: Ministra Educación Prov. Bs As. 2007 Gob: D. Scioli)

El argumento central que sostiene a las políticas educativas neoliberales es que los grandes sistemas escolares son ineficientes, inequitativos y sus productos de baja calidad. De tal afirmación se deduce que la educación pública ha fracasado y que se justifican las políticas de reducción de la responsabilidad del estado en la educación, presentadas como la única reforma posible.


11711249 Critica a La Educacion Neoliberal Adriana Puiggros


En relación con el diagnóstico de ineficiencia de la inversión que se realiza en la educación pública, las soluciones propuestas no tienden a mejorarla sino a reducir paulatinamente la inversión, cuando no a eliminarla. Un conjunto de medidas que tienen ese objetivo son presentadas al público como un discurso pedagógico cargado de atributos técnicos y de un lenguaje organizacional. Las más importantes de aquellas medidas son la descentralización y privatízación de los sistemas, la flexibilización de la contratación, la piramidalización y la reducción de la planta docente y un fuerte control por parte de los gobiernos nacionales mediante la imposición de contenidos comunes y evaluaciones. Esas medidas fueron acompañadas de una gran operación discursiva que presentó a las mencionadas reformas como la modernización educacional indispensable y, sobre todo, la única posible. Dos factores han facilitado que la reforma neoliberal se convirtiera en un mito. El primero ha sido que encontró un terreno fértil, pues efectivamente los viejos sistemas escolares requerían modificaciones; el segundo ha sido la insuficiencia de propuestas de reforma realizadas desde posiciones liberal democráticas y de una izquierda actualizada. El resultado ha sido que, existiendo problemas educativos viejos, nuevos y futuros, el neoliberalismo difundió su propuesta con bríos inéditos y sin encontrar más oposición que la de algunas críticas demasiado reactivas y carentes de alternativas consistentes. Pudo presentar su opción como necesaria y absolutamente determinada por las circunstancias.
Esa situación no es asombrosa, sino una consecuencia más de las insuficiencias que caracterizan a los sectores progresistas en este fin de siglo. Pero, avanzando más aún, el neoliberalismo se apoyó en la sensación generalizada de derrota del campo progresista para descalificar el conjunto de las estrategias educacionales liberal-democráticas, consignar como acabado el sistema educativo tradicional y borrar de la memoria las innumerables experiencias educacionales alternativas (públicas, de las ONG y cogestionarias) acumuladas en los veinte años que transcurrieron entre comienzos de los años sesenta y mediados de los ochenta.
Antes de creer a pie juntillas que es indispensable reducir los sistemas, limitar el ingreso, despedir docentes, es necesario hacerse una pregunta: ¿cuál era el estado y la perspectiva de la educación latinoamericana antes de las reformas neoliberales?. Sospechamos que las modificaciones que esas políticas han generado se confunden muchas veces con la situación previa y alteran las relaciones entre causas y efectos.

LA EDUCACION LATINOAMERICANA EN SU CENTENARIO
Durante la segunda mitad del siglo XIX la educación de cada país latinoamericano fue organizada sobre el eje de los sistemas escolares. Las escuelas, colegios y universidades fueron significados como espacios privilegiados para la enseñanza, el aprendizaje y la producción de los saberes públicos. El desarrollo de cada sistema educativo nacional fue relativamente consonante con el del estado y las instituciones de cada sociedad civil. Una buena y sintética forma de describir su evolución es la categoría "desarrollo desigual y combinado" (descargada de sus raíces economicistas) que, aunque esté devaluada por el discurso neoliberal, encierra aún una buena definición sobre la modalidad de aquellos procesos. Hacia la década de 1980 los sistemas escolares y las universidades de la región tenían un funcionamiento relativamente estable. Sus ritmos de desarrollo eran insuficientes pero permanentes. Los problemas que los análisis funcionalistas habían caracterizado correctamente como "disfunciones" tenían también cierto grado de estabilidad, lo cual volvía posible su diagnóstico y probables sus soluciones. Se había demostrado que los mayores problemas educativos latinoamericanos tenían solución: el analfabetismo estaba disminuyendo en términos porcentuales y se habían experimentado varias soluciones exitosas, entre las cuales se destacaban algunas tan distintas como las campañas de alfabetización de Cuba y Nicaragua, las experiencias de Paulo Freire, las múltiples acciones llevadas a cabo por organizaciones no gubernamentales y programas de alfabetización funcional de los organismos internacionales.
Tomando cuatro países con desigual desarrollo entre sí, encontramos que entre 1970 y 1990 la tasa de alfabetización estaba evolucionando de la siguiente manera:
TASA DE ALFABETIZACION ENTRE 1970 Y 1990 Honduras hombres de 55 a 75 mujeres de 50 a 71 Argentina hombres de 94 a 95 mujeres de 92 a 95 Cuba hombres de 86 a 95 mujeres de 87 a 93 México hombres de 78 a 90 mujeres de 69 a 85

FUENTE: UNICEF, Estado mundial de la infancia 1994, España, 1994. Las tasas alcanzadas no estuvieron lejos de los parámetros de países como Israel (93-95; 83 89); España (93-97:87-93) y Corea (94-99;81-94). En cuanto a la tasa de escolarización primaria (bruta), estaba evolucionando como indica el siguiente cuadro:

TASA DE ESCOLARIZACION PRIMARIA (BRUTA) Bolivia masculina 1960 70 1986-1991 87 femenina 43 78 Nicaragua masculina 1960 57 1986-1991 94 femenina 59 101 Ecuador masculina 1960 82 118 femenina 75 117 FUENTE: UNICEF, OP- Cit.
Las mencionadas tasas, en particular las de escolarización, se refieren a un periodo que incluye las dictaduras militares instaladas en algunos de los países. Puede observarse que pese a la represión de la cultura y la restricción de la educación pública que llevaron adelante algunos gobiernos, la disminución de los efectos dísfuncionales de los sistemas siguió un ritmo constante, probablemente impulsado aún por políticas anteriores y recibiendo un nuevo empuje cuando subieron al poder nuevos gobiernos constitucionales. Por lo menos hasta fines de los recientes años ochenta ninguna catástrofe se había producido en la educación latinoamericana y todo hacía prever que, al menos parcialmente, se cumplirían las prospectivas optimistas de los organismos internacionales referidas a la educación de la región para fines de siglo.
Críticos de los modelos educativos del capitalismo señalaban por entonces que los sistemas seguían produciendo deserción escolar y distribuyendo a los alumnos en circuitos relativamente coincidentes con la clase y sector social de origen, por lo cual aquellos sistemas adquirían una forma píramidal.
Criticaban también la excesiva centralización y burocratización de las maquinarias escolares, la lentitud de sus cambios curiculares, organizacionales y tecnológicos y la excesiva rigidez de los rituales. Las innumerables experiencias alternativas que se habían realizado aportaban conocimientos suficientes como para proponer soluciones múltiples a los enunciados problemas, sin necesidad de tirar al bote de basura las enormes conquistas alcanzadas por la instrucción pública. Los sistemas escolares y las universidades de carácter público tenían aún mucho para dar, y al mismo tiempo las alternativas desarrolladas no proponían ningún sujeto capaz de sustituir al estado en su papel de educador público y de garante de la calidad de la educación privada.
EL DISLOCAMIENTO
Entretanto, en los años ochenta, dentro del proceso educativo ya ocurrían otras cosas que es indispensable destacar. La principal de ellas era que se habían deteriorado los lazos tradicionales de la relación entre adultos y niños o jóvenes, y entre profesores y alumnos. Los rituales y las normas reproducidas durante más de cien años perdían rápidamente su carácter imaginariamente necesario y de cumplimiento automático. Los saberes programados para la enseñanza carecían ya de interés para docentes y alumnos; los currícula se desprestigiaban. La crítica a la enseñanza tradicional había cobrado fuerza entre los pedagogos, pero no se llegaron a desarmar las categorías pedagógicas en cuestión ni se construyeron nuevas. Esas críticas se ocuparon más de los contenidos que de los rituales; las normativas político - institucionales sufrieron muy pocos cambios en escuelas, colegios y universidades, por lo cual crecieron tensiones preocupantes.
Discontinuidad entre los currícula y las nuevas trayectorias de la ciencia y de la técnica; inoperancia de las creencias que sostenían a las normas disciplinarias y los reglamentos; caducidad de los rituales estructurantes de las posiciones de educador y educando, constituyen parte de la serie que comenzó a acontecer. Los sujetos implicados en la educación se desdibujaron y comenzaron a formarse nuevos antagonismos. Las respuestas por parte de las fuerzas políticas y educacionales democráticas fueron decididamente escasas, pues no consiguieron aún rebasar el paradigma del mero rechazo. La nueva situación requería -y requiere- de respuestas consistentes. Fracturas importantes cruzan el espacio educacional y los dispositivos tradicionales han comenzado a dejar de transmitir la cultura. Síntoma de ello es el deterioro de los saberes con los cuales se gradúan los estudiantes en los distintos niveles de los sistemas escolares, la pérdida de confianza de los docentes en sus propios conocimientos y en su capacidad para enseñarlos, y el desgaste de la legitimidad de los adultos como educadores.
Sin embargo, el vacío que se produjo requería de propuestas, y fue inmediatamente llenado por una de las más agresivas expresiones del conservadurismo educacional. Un estudio realizado por la fundación Getulio Vargas, con base en datos del Banco Mundial y del Instituto Brasilero de Geografía y Estadística muestra ya los resultados: la alfabetización de adultos descendió de 1.7 millones de matriculados a finales de la década de 1980 a 1.5 millones en los noventa. Según el autor del informe, ese deterioro se debe a la disminución y uso inadecuado de los recursos públicos en Brasil, donde en 1991 el 12% de los niños quedó fuera de la escuela. De los problemas que enuncié más arriba no se deduce necesariamente que deba caducar la educación pública. Por el contrario, la situación puede ser base del argumento contrario, dado que las sociedades modernas requieren de un equilibrio entre lo público y lo privado, y la educación pública es un espacio fundamental para la reproducción-producción de la comunidad.
LA FUERZA DEL NEOLIBERALISMO PEDAGOGICO
La condición necesaria para que una política educacional, un proyecto curricular o una experiencia educativa tengan viabilidad, es que los sujetos implicados crean en su necesidad o al menos se resignen a tomarla como la única solución existente. El consenso es indispensable para educar y educarse. El neoliberalismo pedagógico se ubicó exactamente en el lugar discursivo donde se sienten las fracturas del sistema educativo tradicional, para las cuales se carece aún de otras respuestas. En muchos países latinoamericanos, entre los cuales Argentina es ejemplar, el neolíberalismo pedagógico ha sido posible porque fue asumido como estrategia por gobiernos que contaron con el amplio voto popular. Esos gobiernos sumaron a sus filas técnicos formados en el funcionalismo de los organismos internacionales y en la izquierda, y formaron equipos de traductores de las políticas recomendadas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.
Es cierto que esas políticas se dirigen en primer término a achicar los gastos del estado para derivar los ingresos hacia el pago de la deuda externa, pero tan remanida afirmación no alcanza ni para explicar sus modelos educativos ni, convertida en eslogan, para oponer alternativas democráticas. Enfocando más específicamente el problema, llama la atención la vinculación directa que han establecido organismos destinados a actividades financieras, como el FMI y el BM, con los programas educacionales de América Latina y, en consecuencia, la intervención directa de los ministerios de economía en las áreas pedagógicas estatal y privada.
Sus imposiciones económicas determinan desde los salarios docentes hasta cambios de estructura de los sistemas y las reformas de contenidos. Algunos sectores sociales, como los sindicatos docentes, las organizaciones de padres y alumnos y partidos políticos reclamaron el lugar que les correspondía, pero la nueva conducción de la educación latinoamericana estaba ya definida; los sujetos determinantes de la política académica y curricular eran directamente las fuerzas económicas, que en la mayoría de los países sólo sumaron, del espectro social, la palabra de los representantes conservadores de la iglesia católica. Esa carencia de mediaciones entre el poder económico y los espacios de producción de cultura es síntoma del empobrecimiento cultural, de la profundización de la dependencia de las naciones latinoamericanas y del deterioro sufrido por sus sociedades civiles desde las dictaduras militares. Lo es también tanto del ocaso de los nacionalismos populares como de los déficit producidos por ese modelo sobre la autonomía de las sociedades civiles y su capacidad para educar. Las estrategias neoliberales dirigidas a la educación imprimen a los discursos pedagógicos la tónica de su lógica económica. El efecto es un deterioro profundo de los enunciados dirigidos a enseñar y aprender. La educación no es una esfera desconectada del resto de la sociedad, sino una modalidad de la vida social, un registro específico de los discursos sociales. Pero sus propios ritmos, tiempos, rituales y metas son triturados cuando se los fuerza para volverlos coextensivos a los económicos o políticos. La pedagogía se nutre de las interpelaciones provenientes de la sociedad civil y del estado pero su tarea es traducirlas, resignificarlas, en términos necesarios para producir enseñanzas y aprendizajes dirigidos no solamente a lo inmediato, sino con vista al mediano y largo plazos.
Es precisamente aquella función de la educación la que altera el neoliberalismo cuando construye el discurso escolar, universitario, pedagógico gubernamental o massmediático, postulando el fin de las dimensiones histórica e ideológica (y por lo tanto imaginaria) y aplicando directamente la ecuación costo-beneficio económico. En términos de esa ecuación, se altera tanto la definición de la educación como la categoría calidad, que ocupa un lugar destacado en el discurso neoliberal.
El neoliberalismo utiliza indicadores de calidad muy ajenos a la lógica educacional y reduce el análisis a las articulaciones de la educación con la economía, por ejemplo considerando como indicadores de calidad la cantidad de graduados que consiguen empleo o las tasas de retención-deserción de los establecimientos educativos.
El vaciamiento del mercado de trabajo producido por las políticas económicas neoliberales es una determinación de magnitud mucho mayor que la competitividad otorgada por la formación recibida, excepto en el interior de grupos muy delimitados de demandantes de empleo que provienen de orígenes sociales e instituciones educacionales semejantes. Por lo tanto, el primero de aquellos indicadores es parcial y conduce a una conclusión bizarra. El segundo indicador señala a la escuela como causante de la deserción, sin tener en cuenta el conjunto de factores sociales y económicos que determinan el abandono de la escolaridad. Un argumento contundente es que la deserción tendió a disminuir en los últimos años en los establecimientos donde se provee de alimentación a los niños. La categoría calidad es usada por el discurso neoliberal como un instrumento de legitimación para la aplicación de premios y castigos en la tarea de disciplinar a la comunidad educativa para que acepte la reforma. Pruebas nacionales de evaluación están comenzando a servir para seleccionar y disminuir los alumnos que pasan de un nivel del sistema a otro, y especialmente para limitar el ingreso a las universidades, para justificar la disminución de la planta docente y para sostener la caducidad de la formación de los educadores haciéndolos responsables de las consecuencias nefastas de la propia reforma.
La evaluación negativa de la tarea educacional realizada por los técnicos neoliberales no desemboca en una mayor inversión de recursos económicos y humanos, en un llamamiento a la población para que reasuma conjuntamente con sus gobiernos la tarea de transmitir la cultura, en una asunción de la responsabilidad que cabe a quienes dictan las políticas respecto de las futuras generaciones.
Por el contrario, lo que sigue es la reducción del servicio educacional. Cabría preguntarse la razón por la cual las sociedades soportan que el deterioro de sus condiciones de vida presentes sean acompañadas de imposibilidades puestas ya sobre el futuro de sus hijos. De acuerdo con la información recogida en varias investigaciones, puede plantearse la hipótesis de que las grandes mayorías siguen creyendo en los beneficios de la educación, y en particular de la educación pública. Durante algún tiempo, sobre gran parte de la población fue efectiva la propaganda educativa neoliberal que insistió en los beneficios de su reforma. La agenda organizada por los gobiernos incluyó problemas de larga data que en un primer momento mucha gente reconoció como propios: la excesiva centralización del sistema, el deterioro de la calidad, la antigüedad de los contenidos, en fin, aquellos que hemos enunciado más arriba. Cuando en algunos países, como son los casos de Argentina y Brasil, la comunidad educativa y los universitarios tomaron conciencia de que las soluciones propuestas por la reforma estaban destruyendo las instituciones educativas, el proceso estaba demasiado avanzado.
UNA REFORMA QUE QUEBRO EL SISTEMA
Utilizaremos el ejemplo argentino para analizar el modelo educativo que se intenta aplicar en casi toda la región. Se trata de un caso que contiene semejanzas y diferencias con las reformas neoliberales de los demás países. Respecto de la modalidad peruana, se emparenta en la radicalidad del discurso antiestatista de Alberto Fujimori y se diferencia en los ritmos impuestos al abandono del estado del campo educativo. Fujimori aplicó la reforma sin mediación alguna. Respecto de México, Brasil y Colombia la reforma argentina coincide en la tendencia eficientista, pero produce una reducción del servicio educativo mucho más significativa. En aquellos países los sistemas educativos provinciales tenían mayor consistencia y autonomía antes de esta reforma y las medidas que se dirigieron a la modificación de la estructura fueron menos drásticas que en Argentina y Perú. En Argentina se decidieron dos estrategias fundamentales: la transferencia a las provincias de todos los establecimientos educativos pertenecientes al gobierno nacional y una reforma de estructura del aparato educativo nacional completo, que afecta aspectos administrativos, de organización académica y curriculares, en tal magnitud que desorganizó los rituales académicos y administrativos, las rutinas familiares y el trabajo de los docentes, poniendo en jaque el funcionamiento de las instituciones. En algunas provincias las escuelas nacionales instaladas atendían más de la mitad de la población. Varios de los estados provinciales tenían sus finanzas al borde de la quiebra. En tales condiciones, la transferencia produjo el cierre de establecimientos, de turnos y secciones y la reducción de personal. Dos ejemplos son las provincias de San Juan y de Córdoba. En la primera, el gobierno provincial clausuró durante 1996 la mayor parte de las escuelas fronterizas con Chile y con las provincias argentinas colindantes; clausuró las secciones escolares dedicadas a educación laboral y dejó cesantes cerca de 1000 maestros sobre una planta de 3 400. En la misma provincia el gobierno suspendió el aporte de comidas escolares a las escuelas rurales, provocando la deserción masiva, puesto que los alumnos concurren desde parajes lejanos y viven o pasan el día en ellas . En la provincia de Córdoba el gobierno decidió cerrar 140 institutos terciarios sobre los 179 existentes, eliminar los tres últimos años en 80 colegios secundarios y elevar la cantidad de alumnos por grupo. Cerró también 537 salas para niños de cuatro años además de tomar numerosas medidas que afectan las condiciones de trabajo de los docentes. Aunque durante los últimos tres años se habían producido movilizaciones de rechazo de la reforma educativa en varias provincias, en agosto de 1996 Córdoba fue escenario de la mayor concentración de fuerzas políticas y sociales para expresar su rechazo. La protesta no incluyó solamente a quienes reclamaban que el estado cumpliera con su responsabilidad en educación, sino también a los sectores privados, que se ven seriamente afectados por la reforma y sienten entre su propia clientela el embate del deterioro general de la sociedad que producen las políticas neoliberales.
RESPONSABILIDAD SOCIAL, EQUIDAD Y EFICIENCIA
En abierta contradicción con los postulados del liberalismo pedagógico, el neoliberalismo no vincula inversión educacional y progreso. Esta última relación había fundado las estrategias educacionales de los estados modernos y era una de las bases de la confianza depositada en ellos por los ciudadanos. Debe destacarse que no fueron solamente los estados benefactores, populistas o de corte keynesiano los que asumieron la responsabilidad de la educación en América Latina. Durante más de un siglo, el conjunto de los sectores sociales modernos apostaron a la instrucción pública y entendieron que las inversiones realizadas en ese rubro proporcionarían réditos cuya medida no podía reducirse a la vara del mercado económico. El propio liberalismo conservador, típico de nuestras formaciones políticas, sostuvo el sistema de instrucción pública. El neoliberalismo ha roto con aquel conjunto de tradiciones, pero debe usar algunos de sus enunciados para adquirir legitimidad. Sus reformas avanzan cobijadas en promesas tales como mejorar la inversión educativa y hacer más eficiente el gasto con el fin de lograr una equidad en la provisión de educación a la población. Lejos de cumplir tales promesas, el porcentaje de los PIB destinados a educación dista de alcanzar el 6% considerado mínimo en el consenso internacional. La Ley Federal de Educación dictada en la Argentina en 1994 dispone que se alcance ese porcentaje, pero en 1995 sólo se destinó a educación el 3.65% del PIB y en 1997 bajará a 3.35%. Se construyó la cuarta parte de las escuelas previstas en las metas de la reforma y se proporcionaron cursos breves a la tercera parte de los docentes que se había prometido capacitar. Este incumplimiento de las metas comprometidas trae beneficios a los gobernantes con relación al déficit financiero que deben afrontar. Gran parte de los programas en los cuales se apoya la reforma -capacitación de los docentes, mejoras de infraestructura, reducción de personal e informatización, traslado de las erogaciones por sueldos a la forma de incentivos a la producción- es financiada con préstamos del Banco Mundial. De tal manera, los gobiernos neoliberales endeudan a sus sociedades para reducir el servicio educacional que les prestan.
Agregan a ello el incumplimiento de las metas de inversión comprometidas con base en exigencias de racionalidad instrumental, eficiencia, equidad y calidad. La inequidad preexistente en la educación latinoamericana se ha acentuado dramáticamente, aunque 1a categoría equidad es utilizada profusamente en los documentos del Banco Mundial y de los gobiernos. El Banco Mundial recomienda que se deriven los fondos públicos destinados a la educación media y superior, según sus criterios ineficientes, hacia la educación básica. Inmediatamente sostiene que debe descentralizarse la educación básica, dejándose a cargo de la sociedad civil. De los argumentos anteriores surge una profunda duda acerca de la naturaleza de la crisis educacional que aqueja a nuestras sociedades. La definición de "crisis" del neoliberalismo se refiere al rendimiento de la inversión con relación a parámetros desvinculados del bienestar social y solamente comprometidos con la ganancia en términos empresariales. Los pedagogos neoliberales sostienen un modelo educativo que es un facsímil de las reglas del mercado: se basa en la competitividad absoluta entre las instituciones y los Individuos. Como hemos argumentado más arriba, consideramos que preocupantes fracturas aquejan a la educación latinoamericana. Pero la profundidad de la crisis no se debe solamente a los cambios producidos en la ciencia, la técnica y la vida social en el fin de siglo. Las políticas neoliberales han descentralizado los sistemas en medio de la retracción social producida por su propia política económica. Las comunidades, los gobiernos provinciales y municipales, los empresarios, las asociaciones civiles están en condiciones de sustituir al estado en la educación de millones de niños y jóvenes. Se ha dejado que la enseñanza media se deteriore hasta niveles dramáticos como hemos visto en ejemplos anteriores, en momentos de desempleo masivo, de difusión de la drogadicción y de la deslegitimación de los valores colectivos. En momentos en los cuales los colegios continúan siendo lugares de esperanza, y uno de los pocos espacios destinados a la formación de lo colectivo -a la producción de sociedad- que están en pie, los programas neoliberales tratan de reducir la población que ingresa en ese nivel y, con más decisión, la que pretende ingresar en la educación superior.
CONCLUSIONES
Es indispensable que se detengan las reformas neoliberales para resguardar los aspectos que aún se mantienen de los sistemas educativos latinoamericanos. Al mismo tiempo es necesario diseñar políticas de cambio pedagógico que respeten tres características: participación, experimentación y gradualídad. Las reformas educacionales son procesos profundos, que ponen en movimiento aspectos estructurales de la vida social y cultural, que comprometen' el imaginario colectivo, la memoria histórica y la prospectiva. No son posibles sin consenso de la comunidad educativa y es necesario analizar las experiencias que la sociedad fue acumulando y aprender de ellas. Las políticas impuestas verticalmente en forma homogénea e inconsulta a múltiples países constituyen probables fracasos y requieren de medidas autoritarias para sostenerse. Las innovaciones introducidas deben experimentarse, los modelos pedagógicos deben sufrir la hibridación a la cual lo somete su confrontación con los procesos educacionales específicos. Una reforma responsable debe ser respetuosa de los tiempos y modalidades culturales, de las demandas específicas y del derecho de los sujetos de la comunidad educativa a participar en la reforma de su educación, de la de sus hijos o de la que los compromete como docentes.

Autora Adriana Puiggros
Sobre la autora: Doctora en pedagogía por la Universidad Nacional Autónoma de México, Es profesora titular de Historia de la Educación Argentina y Latinoamericana de la Universidad de Buenos Aires e investigadora del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina. Ha sido decana de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Fue diputada nacional constituyente y recibió, entre otras distinciones, la beca de la Fundación John Simon Guggenheim y el premio KONEX. Actualmente es diputada nacional.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+