viernes, 21 de octubre de 2016

AFECTIVIDAD


El término “Afectividad" en la obra de P Freire

En once obras de Paulo Freire, contando con la primera edición del Diccionario Paulo Freire, no encontramos referencia a la palabra afectividad. Ésta aparece una vez en Pedagogia da esperança (1997, p. 70). Las palabras amorosidad y afecto aparecen una vez en Pedagogia da pregunta, (1998, p. 15); en Professora sim, tia não, amorosidad aparece una vez (p. 9) y también una vez afectividad (1997, p. 82); en Pedagogia da indignação, aparece una vez en palabras del presentador B. Andreola, 2002, p. 13, con las expresiones amorosidad y esperanza, y seis veces en Pedagogia da autonomía (1996, pp. 20, 52-53). Son obras de la madurez de Paulo Freire. Pedagogia da autonomía, según José Lino Hack, puede ser considerado el libro de la Sabiduría de Paulo Freire.
Paulo Freire no se detiene a explicar las categorías de afectividad y amorosidad. Al examinar detalladamente Pedagogia da autonomía (DALLA VECCHIA, 2007), ella se configura como expresión de la densa vivencia y afectividad en el texto y en la práctica de su autor. La concepción biocéntrica de afectividad fue referencial para examinar esa obra.
Rolando Toro entiende “afectividad” como un estado de afinidad profunda con los otros seres humanos, capaz de dar origen a sentimientos de amor, amistad, altruismo, maternidad, paternidad, solidaridad (TORO, 2002, p. 90). Así como la amorosidad es la característica principal de la vida, que permea el universo (TORO, 2002), la afectividad está presente en nosotros en todas las dimensiones de nuestro ser y de nuestra acción. El afecto es el dinamismo que está en el origen, en el proceso, en las estructuras y en el significado del conocimiento y de todo lo que somos y hacemos (DALLA VECCHIA, 2005). La afectividad cubre la totalidad de nuestro ser (TORO, Apostila da Escola de Formação, I.B. F.23).
Hay una dimensión del “amor diferenciado”, dirigido a una sola persona, y una dimensión del “amor indiferenciado” e incondicional dirigido a un grupo de la clase, a la humanidad (TORO, 2002, p. 89). La unidad afectiva de un grupo le da las características de un organismo vivo (CAPRA, 2002). Si observamos los “círculos de cultura”, ellos representan la posibilidad de un grupo integrado y solidario en la postura, en las dinámicas, en las relaciones, en las interacciones, en el diálogo, en el cuestionamiento, en la abertura y 37 en el desencadenamiento de un proceso de concientización, alfabetización y movilización política consecuente.
En Paulo Freire encontramos la identificación del pensamiento pedagógico biocéntrico, expresado en sus palabras: “Lo que interesa en la formación docente es la comprensión del valor de los sentimientos, las emociones, el deseo, la inseguridad a ser superada por la seguridad, el miedo que, al ser “educado”, va generando valentía” (FREIRE, 1999, p. 50). Según Rolando Toro, la afectividad es la base estructural de todo conocimiento. Freire realiza en la práctica la vigencia de esta concepción.
Para Ruth Cavalcante, quien conoció y trabajó con Freire, la afectividad es la fuente de motivación del conocimiento (CAVALCANTE, 2008). En el proyecto pedagógico y antropológico de Freire, el hombre se libera en la medida que es capaz de ser autónomo, de asumir la decisión de cambiar personalmente y de la sociedad, a través de la educación permeada por la afectividad, por el diálogo, por el cuestionamiento, por la concientización originaria de un proceso comunitario, solidario e integrado de abordaje de la realidad y del compromiso efectivo en el cambio. Todo surge a partir de sentir la realidad, de pensar respecto a ese sentir y de una acción consecuente y comprometida. El hombre es un ser inacabado en permanente realización cognitiva y socio histórica, realización que es posible por la integración afectiva entre el profesor y el alumno. La autonomía se fundamenta en la integración afectiva de un grupo, de un círculo de cultura, en la vivencia concreta del amor, la afectividad, el cuidado, la protección y la nutrición del ser de cada uno en el intercambio dialogado, en la solidaridad, en el amor incondicional que atraviesa las líneas y entrelíneas de la obra Pedagogia da autonomía.
No hay pensamiento crítico y estética sin la movilización sensible y emocionada frente al otro en su condición histórica. En fin, reconocemos un movimiento afectivo que atraviesa la teoría y práctica pedagógica de Paulo Freire en Pedagogia da autonomía (DALLA VECCHIA, 2007). Esta obra, en más de treinta subtítulos, resalta la densa diversidad de dimensiones del afecto y sus expresiones como el desdoblamiento ético y estético proveniente de la experiencia cara a cara (DUSSEL, 1977) con el educando, en el proceso educativo.



Por: Agostinho Mario Dalla Vecchia
Extraído de
DICCIONARIO Paulo Freire

Danilo R. Streck, Euclides Redin, Jaime José Zitkoski (Orgs.)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+