lunes, 16 de octubre de 2017

Idea de COLECTIVO, para P Freire

Para Paulo Freire la educación es un acto político, por lo tanto un trabajo colectivo, que reeduca a todos los sujetos y actores involucrados. Implica una postura y una actitud frente al mundo y al hombre, que son diferentes unos de los otros, con sus culturas y creencias. No son las teorías modernas o los conceptos abstractos que educan.

Es la práctica concreta que, al ser pensada a la luz de la teoría, transforma la realidad histórica de cada pueblo. En suma, esta es la pedagogía de Paulo Freire -una praxis transformadora de las estructuras y de las personas, presente en todas sus obras, especialmente en Pedagogía do oprimido, Educação como prática da liberdade, Pedagogia da autonomía y Pedagogia da esperança. É
l siempre afirmó que no era creador de un “método de alfabetización o de concientización”, sino lo que proponía como educador de la liberación de los oprimidos era un conjunto de principios, de valores pedagógicos respaldados por la realidad histórica. No es posible hablar de Paulo Freire sin mirar nuestra práctica educativa, manchada de autoritarismo y de opresión. Y eso duele mucho porque implica descubrir y liberar las prácticas del opresor que impregnamos dentro de nosotros mismos.
La pedagogía de Freire es una pedagogía colectiva, radical, innovadora y liberadora que propone subvertir el orden social vigente en todos sus niveles: personal, micro y macro estructural. No es una didáctica o una táctica política. Incluso si un conjunto de técnicas o de pequeñas acciones como el debate en círculos, la forma de coordinar una planificación, un curso de capacitación, una reunión de padres o de un gremio estudiantil, la distribución colectiva de tareas para profesores, funcionarios y alumnos en la realización de un evento y el estudio de pequeños grupos, hacen parte del ejercicio democrático, del combate al autoritarismo y por lo tanto, de la desconcentración del poder.
El trabajo colectivo ayuda a construir autonomía con responsabilidad. Desafía la superación de los límites personales y valoriza la actuación de cada trabajador/educador que tenga como compromiso la práctica de una pedagogía de la liberación o de la “educación como práctica de la libertad”. En el trabajo colectivo podemos ejercitar su “teoría de la acción dialógica” que presupone dos momentos fundamentales: el reconocimiento de la deshumanización y el compromiso colectivo con un proceso de humanización del hombre, que sólo se puede dar en las actividades colectivas.
Ambos, construidos dialógicamente, en un proceso de problematización que relaciona los hechos de la realidad histórica entre sí, con sus causas y efectos; lo simple y lo complejo; lo local y lo global, lo nuevo y lo viejo. En ese momento se promueve la aproximación entre teoría y práctica, se permite comprender mejor el funcionamiento de la sociedad en la medida que va desnudando la realidad. 98 En sus propias palabras: “No hay utopía verdadera fuera de la tensión entre la denuncia de un presente, que se hace cada vez más intolerable y el anuncio de un futuro a ser creado, construido política, estética y éticamente, por nosotros, mujeres y hombres” .
El paso que se debe dar, en la perspectiva freiriana, presupone riesgos, porque lo nuevo no está listo y acabado, necesita ser construido desde el proyecto hasta la ejecución. Y eso da miedo. Muchas personas prefieren llevar una vida mediocre para no correr riesgos, no salir de lo mismo. Pero la construcción de lo nuevo exige osadía, creatividad, valentía, respeto por lo diferente. Exige romper con prácticas y costumbres enraizadas. Paulo Freire decía que la lucha de clases es uno de los motores que mueve al mundo, pero no es el único. Y él, con mucha sabiduría y experiencia de liberación colectiva, reservó a la capacidad de soñar, la calidad de motor fundamental para la construcción histórica de una nueva sociedad. Para el desarrollo de una pedagogía de la liberación, Paulo Freire no presenta en sus obras categorías puras. Pero podemos destacar algunos valores y principios pedagógicos fundamentales.
El más importante de ellos, que está presente en casi todas sus obras, es la dialogicidad, porque para él el diálogo es la matriz de la democracia. El segundo es el trabajo colectivo, junto con el respeto al conocimiento hecho en la experiencia vivida de cada sujeto: “Nadie educa a nadie, nadie se educa solo; las personas se educan entre sí, mediatizadas por el mundo”. Y además podemos agregar: la ética, la tolerancia, la política, la esperanza y la capacidad de indignación y autonomía.
Todos esos principios constituyen los “ladrillos” en la construcción del protagonismo y de la emancipación popular y no pueden ser pensados aisladamente sino de forma integrada, totalizadora. Esos principios nos permiten ver la vida y las potencialidades humanas en todas sus dimensiones.
El capitalismo nos dividió, nos fragmentó. Necesitamos urgentemente reaprender a construirnos completamente. Y para eso es necesario que desarrollemos acciones concretas que sean realizadas colectivamente y un conjunto de actividades que sean puestas a disposición de las nuevas generaciones para que ellas se den cuenta que el camino no es único. Y que no existe un solo camino, sino una nueva forma de caminar, como nos enseña el poeta Tiago Homen de Melo: nuevos caminos se hacen al andar. Y pueden ser mucho más placenteros, pueden dar mucho más sentido a nuestras vidas de lo que ofrece la sociedad actual. Actualmente, en que los medios de comunicación toman cuenta del imaginario popular, vendiendo un modo de vida que solo benefició al mercado; en que la ideología del consumo y el individualismo competitivo se convirtieron en objetos de vida, y el límite del sueño se constituye en aquello que el dinero puede comprar, la pedagogía de Paulo Freire es de una actualidad impresionante. Más que nunca en la historia humana, resulta urgente iniciar un proceso de revelación de la realidad, de desideologización del sentido común y de la práctica cotidiana. Todo eso puede ser construido solo con el trabajo colectivo.



Por: Moacir de Góes
Extraído de
DICCIONARIO Paulo Freire

Danilo R. Streck, Euclides Redin, Jaime José Zitkoski (Orgs.)

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+