miércoles, 13 de abril de 2016

Falta capacidad crítica

Un estudio entre adolescentes de escuelas públicas y privadas porteñas muestra que la mayoría dice saber mucho, pero en realidad sus conocimientos reales son limitados. El uso de Internet para estudiar, con poco espíritu crítico y reflexivo.


Siete de cada diez adolescentes se consideran “expertos en tecnología”, pero lo que dicen conocer es muy limitado: 4 de cada 10 no saben lo que significa programar y tampoco lo aprenden en la escuela. Los chicos cimentan esa “experticia” en saber usar el Word, mover rápido y bien el mouse o poder ayudar a los padres con la computadora. Pero el 40 por ciento ignora que una PC funciona porque alguien introdujo programas previamente. También es cierto que muchos alumnos usan Internet para hacer la tarea, pero no infieren que la información obtenida suele guardar intereses propios de quien la subió a la web. La mayoría “corta y pega” y rara vez chequea más de una fuente para resolver el problema que se le plantea, lo que termina generando muchas limitaciones. Los datos forman parte de una encuesta organizada por Microsoft en la Ciudad de Buenos Aires entre adolescentes de entre 15 y 17 años.
La encuesta “¿Cuánto saben los chicos de tecnología?” –realizada entre febrero y abril a 650 alumnos de escuelas públicas y privadas– desmitifica la idea de lo que saben los chicos del tema. Al menos 7 de cada 10 están convencidos de que saben “mucho”. Pero en la encuesta casi nadie eligió crear, anticipar y tomar decisiones para “saber de computación”. Algunos centraron su saber como usar Word para la tarea, saber mover el mouse, poder ayudar a los padres o qué hacer cuando la PC “se cuelga”.
“Los chicos usan Internet para hacer la tarea; pero el problema es cómo usan la web, ya que acuden a Wikipedia o a Yahoo!, hacen copy & paste y la mayoría de la veces utilizan una sola fuente, que tal vez no resulte la adecuada. Con lo cual lo que poseen no es un saber reflexivo que les permita crear, ser reflexivos y adquirir competencias”, afirmó en diálogo con Página/12 Roxana Morduchowicz, especialista en Cultura y coordinadora de la investigación. “Es usual que muchos padres duden sobre cómo orientar a sus hijos en términos digitales, puesto que éstos están convencidos de ser expertos en esos menesteres. Aunque la realidad indica que el saber tecnológico que se acreditan los chicos es básicamente instrumental porque sólo conocen el soporte. Y esto no es aprovechado en todo su potencial, ya que no suelen relacionar dicho conocimiento con crear, anticipar, pensar, inferir o decidir”, evaluó.
Asimismo, 4 de cada 10 chicos no saben cómo funciona una computadora. Un 20 por ciento afirma que funciona “porque yo le digo qué tiene que hacer”, en tanto el mismo porcentaje sostiene, al respecto, “porque tiene Word y Excel”. Sólo un 60 por ciento respondió que una PC funciona porque alguien le colocó programas para tal fin. Además, si la computadora les propone dos alternativas, muy pocos analizan lo que pasaría en cada caso, y 3 de cada 10 ni siquiera intentan resolver el problema.
“Hasta hace 5 años, en Naciones Unidas se hablaba de inclusión digital y se planteaba el derecho de todos los chicos a tener acceso a Internet. Pero esto muchas veces daba como resultado un conocimiento reducido y elemental, puesto que al chico no le alcanza sólo con disponer de la herramienta”, sostiene Morduchowicz. Y agrega: “Ahora la Unesco define ese mismo derecho, pero apuntando al saber reflexivo, a las competencias que se adquirirán para toda la vida. Es decir que la verdadera inclusión digital debe estar definida no sólo por la disponibilidad del soporte tecnológico sino con utilizar el mismo de manera adecuada y competente”.
La encuesta desnudó que nadie aprende a programar en la escuela. Tal vez eso sea consecuencia de que 4 de cada 10 chicos no sepan lo que significa programar. Entre quienes “saben”, poco menos de la mitad afirmó que programar “es usar Word y Excel”, en tanto la mayoría ve útil saber programar, pero sólo para tener mejor trabajo o estudiar computación.
En la presentación del estudio, Jorge Cella, representante de Microsoft, lanzó el proyecto “Yo puedo programar”, una campaña para que los chicos aprendan precisamente a programar desde la escuela primaria y así poder ser creativos, descubrir problemas y anticipar caminos para resolverlos. Cella afirmó que el objetivo “no es promover informáticos sino brindar herramientas de conocimiento a los chicos para que desarrollen sus competencias y aprendan a tomar decisiones”.
Silvia Carranza, presidenta de Cilsa, una ONG que promueve la inclusión plena de niños, niñas y adolescentes en situación de vulnerabilidad y personas con discapacidad, bregó porque “las herramientas tecnológicas y la posibilidad de programar estén al alcance de todos, aun los que padecen discapacidad”.
Por último, Morduchowicz señaló que “los chicos del siglo XXI no pueden ser llamados nativos digitales sólo por haber nacido en esta era. No es la edad la que da competencia sino el saber, y eso debe aprenderse”. Y concluyó: “El gran desafío que tienen por delante padres y docentes es encauzar a los chicos y prepararlos para que sean ciudadanos reflexivos”.

Fuente
Página12 Buenos Aires Argentina
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Busca en mis blogs

Google+